[NOTA] Ben Ross Schneider presentará en la Conferencia 2016 COES LSE: Desigualdades

Práctica profesional en Departamento de Comunicaciones de COES
Septiembre 27, 2016
[OPINIÓN] Más allá del check list: La importancia de promover canales institucionales de participación ciudadana
Septiembre 28, 2016

[NOTA] Ben Ross Schneider presentará en la Conferencia 2016 COES LSE: Desigualdades

El cientista político del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) participará en la conferencia de LSE – COES 2016 como orador principal y presentará sus investigaciones en los temas del desarrollo de la economía en América Latina enfocándose en el caso de Chile. Él es Profesor de la Cátedra Internacional Ford de ciencias políticas y director del programa MIT-Brasil. Hasta 2008 daba clases en la Universidad de Princeton y en la Universidad de Northwestern.

Ben Ross Schneider ha investigado ampliamente sobre desarrollo de América Latina, y por qué a pesar de la riqueza que se ha acumulado en algunos sectores, seguimos sabiendo tan poco. Ejemplo de ello son sus dos conocidos libros Capitalismo Jerárquico en Latinoamérica (2013, Cambridge University Press) y Diseñando política industrial en Latinoamérica (2015, Palgrave).

Para Ross Schneider los grandes conglomerados no son necesariamente negativos. Al contrario, la experiencia internacional le indica que, en la tarea de buscar nuevas áreas de desarrollo que permitan diversificar la producción de los países, ellos son buenos partners “debido a que conocen el espacio productivo y fácilmente pueden identificar un sector interesante al que moverse”.

Sin embargo, los grupos latinoamericanos operan de otra manera. Primero, invierten muy poco en investigación: mientras Corea invierte el 3% de su PGB en Investigación y Desarrollo (I+D), Chile destina sólo el 0,4%. Y mientras en Corea la mayor parte de ese gasto lo hacen las empresas, en Chile solo aportan poco más del 30%. Es decir, el empuje para lograr un salto tecnológico es débil “y lo hace mayoritariamente el Estado”, enfatiza Schneider.

Además, su poder sobre la sociedad es tan grande que tienden a transformarse en monopolios u oligopolios en los sectores que dominan, lo que significa que tienen capacidad de controlar los precios en el mercado. Debido a eso, afirma Schneider, aunque nuestra economía se llama “de mercado”, muchas decisiones cruciales no se toman en el mercado, sino al interior de los “grupos diversificados” y de acuerdo a sus intereses.

Ese poder de unas pocas firmas, guiadas por unas pocas familias, es con que se distingue el capitalismo chileno al de los Estados Unidos o el de Sudeste Asiático.  Schneider llama ese concepto chileno “capitalismo jerárquico” que no puede ser defendido de los partidarios del libre mercado.

Estas empresas y también las multinacionales instaladas aquí –afirma Schneider-, “deciden qué se exporta, qué tipo de capacitación se requiere”, y también “cómo se organiza el acceso al capital, a la tecnología y los mercados”. Refiriéndose a la colusión de precios que se ha detectado en Chile, Schneider afirmó a CIPER: “Dado que el capitalismo jerárquico tiende a concentrar mucho poder en pocas corporaciones, puede producir carteles. Lo que hoy estamos viendo no me sorprende en realidad”.

Extracto de nota original en CIPER, lee la nota completa.

Ben Schneider

Ben Schneider