[OPINIÓN] Dos hipótesis para explicar el holgado triunfo de Piñera, por Cristóbal Rovira Kaltwasser
diciembre 20, 2017
[COES PRESENTA] Pablo Pérez Ahumada
diciembre 21, 2017

[COES PRESENTA] Alejandro Marambio Tapia

Alejandro Marambio

Alejandro Marambio Tapia es investigador Adjunto de la línea de Interacciones Grupales e Individuales y Profesor Adjunto de la Escuela de Sociología de la Universidad Andrés Bello. Licenciado en Comunicación Social de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Magíster en Comunicación Política y Magíster en Sociología de la Modernización, ambos de la Universidad de Chile. PhD en Sociología por la Universidad de Manchester (Reino Unido). Su proyecto de investigación COES se relaciona con las orientaciones normativas, conflictuales e integrativas del proletariado post-industrial en Chile, y la interacción entre identidades subjetivas de clase e indicadores socioeconómicos objetivos. En el área de sociología económica sus intereses están en la financiarización, consumo, crédito y endeudamiento; el ‘gran retail’ como espacio social, laboral y económico; economías morales y solidarias; consumo sustentable y acción política. En la sociología de la estratificación apunta hacia la medición de la estratificación social; las subjetividades políticas del proletariado de servicios; y la producción discusión de la retórica de las ‘nuevas clases medias’ en Latinoamérica.

¿Cuáles son las principales preguntas de investigación que abordas en COES? 

Antes que nada, quiero mencionar algunas observaciones: Chile es uno de los pocos países en el mundo donde “el retail” (tiendas por departamento, supermercados, etc.) hace sentido como espacio social y económico. Sus empleados -que trabajan, consumen, y se endeudan con el mismo ente- forman parte de un proletariado postindustrial que no tiene la visibilidad de otros grupos más organizados y con mayor capital social, cultural o económico. Junto a ellos, conviven otros grupos de trabajadores como los de call centers o de comida rápida, y pequeños emprendedores, entre otros, que viven una creciente precarización de sus condiciones de trabajo, llegando incluso a ser ‘trabajadores pobres’, debido a sus paupérrimas situaciones, o a que además entran y salen de la pobreza. Muchos de ellos se sienten parte de una ‘clase’ de esfuerzo, donde el discurso de la movilidad individual superó largamente a la lucha de clases.

Un factor clave para entender la realidad de los ´trabajadores pobres’ es la financiarización del consumo y la expansión del crédito que les han exigido ser ‘perfectos administradores’ de sus presupuestos familiares.

En ese marco, y habiendo estudiado previamente el rol de la deuda en vida económica diaria de estos grupos, mis principales preguntas de investigación apuntan a las orientaciones políticas y acciones colectivas de este grupo, y precisamente el rol de la deuda como un dispositivo clave en la producción de sujeto(s) político(s) neoliberal(es), que debe usar el crédito como un recurso que debe hacer uso de manera adecuada o verse condenado a la privación y la miseria.

Adelantado los resultados de mis investigaciones: la deuda vincula la dimensión sistémica del capitalismo contemporáneo con las prácticas sociales cotidianas, funcionando como un dispositivo de control y de captura. Ante la hipótesis inicial percepción de que el grupo de estudio no articula formas de representación ni acción colectiva “convencionales”, planteo introducir dos conceptos que vinculan acción colectiva y prácticas sociales; la actividad colectiva dispersa y las redes latentes.

¿Cuál crees que podría ser el aporte a la sociedad de tu investigación? (aplicado a políticas públicas, por ejemplo)

Una de mis expectativas es problematizar las incipientes políticas públicas en el área de la educación financiera que el Estado está organizando en una estrategia común. Mis datos pueden proporcionar información relevante sobre el uso empírico del crédito en los hogares de menores ingresos y sus propias formas de tratar con las economías domésticas. Ante todo, abordar las razones estructurales y profundas que refuerzan el endeudamiento creciente tales como salarios bajos, servicios públicos deficientes y falta de seguridad social. De esta forma, enfrentar el “elefante en la habitación” que usualmente ignoran las acciones de educación financiera.

Finalmente, me interesa poner en el mapa académico y político al grupo que he intentado caracterizar como la clase trabajadora postindustrial, una clase a la que a veces en Chile se ha referido como la “clase media chatarra”. Desde otras latitudes, observamos que, ante las “amenazas latentes” de la (re-)proletarización, precarización e inseguridad socioeconómica, pueden asumir un discurso antiélites, pero también antipopular, como en los recientes casos impactables de Estados Unidos y el Reino Unido.

¿Cómo llegaste a COES? ¿Por qué estás en COES?

Actualmente, COES es para mí el gran referente en la investigación en ciencias sociales. He estado vinculado al Centro desde 2014 en calidad de investigador doctoral patrocinado. Gracias a ello, recibí apoyo para mi trabajo de campo y también para difundir mi trabajo en conferencias en Europa. Durante mis estudios doctorales en la Universidad de Manchester, mantuve contacto con el equipo de COES en particular con Emmanuelle Barozet. Aún sin terminar mi doctorado, postulé al postdoc de COES alcanzando la preselección final. En agosto regresé a Chile y ya en noviembre, por fin, logré mi grado de doctor. Durante estos meses en COES como investigador adjunto, he estado trabajando en publicaciones de mi tesis, y en la fase cuantitativa de mi propuesta postdoctoral.

Cuéntanos una experiencia que te haya marcado para investigar en el tema que abordas

Mi impresión era que la deuda era parte de una metanarrativa del país desde hacía varios años. Así que la razón principal para participar en este tema de investigación fue el deseo de comprender lo que yo consideraba las estructuras injustas pero encubiertas del capitalismo chileno. Intenté hacerlo “desde abajo”. El tema del endeudamiento no se politizó, sino que permaneció omnipresente pero opaco al mismo tiempo. Las demandas de pensiones, educación y salud son sin duda dimensiones clave de la motivación y la justificación de las prácticas de crédito.

Luego de tanto leer y oír ‘historias personales de la deuda’, afirmo que el endeudamiento masivo no implica necesariamente la generación de sujetos completamente individualistas, grandes apostadores en la “economía de casino”, sino que más bien se circunscribe a los procesos de tolerancia que las familias de bajos y moderados ingresos realizan respecto del capitalismo. Las circunstancias estructurales del capitalismo chileno y la normativización de ciertas aspiraciones completan el panorama en el cual los hogares adaptan y adoptan la financiarización de la vida cotidiana. El despliegue mismo de agencia en estas prácticas situadas resulta crucial para criticar la transformación de las familias en meros sujetos pasivos, consumistas y atomizados.