Juntos pero no revueltos: Integración estudiantil en la sala de clases

Juntos pero no revueltos: Integración estudiantil en la sala de clases

Start year: 2014
Finalizado

Investigador Responsable:?Pablo De Tezanos
Co-Investigadores: Luis Valenzuela, Gonzalo Gallardo (DAE, Integración entre estudiantes universitarios) Christian Berger (EPUC, Desarrollo socio-emocional en contextos escolares)

Objetivo:
El proyecto tiene por objetivo describir el nivel de integración o segregación existente entre estudiantes de 20 carreras en  salas de clase de  la  Pontificia Universidad  Católica de Chile (PUC)  mediante  el  análisis  de  la  posición  espacial  de  estudiantes  en  salas  de  clases,  así como  identificar  factores  asociados  a  una  mayor  integración.

Contexto:
La diversidad en el estudiantado no garantiza que exista  integración social entre estudiantes.  Por  el  contrario,  investigaciones  enfocadas en  los  niveles  de  contacto  entre distintos  grupos –varias  de  ellas  en  contextos  educativos–  muestran  que  incluso  cuando personas  de  distintas  procedencias  comparten  un  espacio  físico,  la  segregación  es  aún evidente en niveles más desagregados de este espacio (Clack, Dixon y Tredoux, 2004). Esta segregación  informal  tiene  importantes  consecuencias  para  las  actitudes  intergrupales  en contextos educacionales (De Tezanos-Pinto, Bratt, & Brown, 2010) y urbanos (Christ et al., 2014)  y  puede  ser  un  importante  indicador  de  los  niveles  de  cohesión social  en  una sociedad diversa.

Metodología:
Capturar patrones de interacción informal de los alumnos no es una tarea fácil en términos metodológicos; la apuesta del presente proyecto es que el lugar donde se sientan los estudiantes  en  sala  de  clases  es  un  buen  indicador  de  estos  patrones,  ya  que  los  alumnos prefieren  sentarse  junto  a  personas  que  conocen  mejor  y  con  quienes  han  generado  una buena  relación.  Para  consignar  la  posición de  cada  estudiante  en  el  aula,  se  utilizará  un mapa  de  la  sala  de  clases  para  que  los  participantes  indiquen  dónde  están  sentados, información  que  luego  será  integrada  con  bases  de  datos  disponibles  en  la  dirección  de asuntos  estudiantiles  (DAE)  y  con  las  respuestas  de  los  participantes  en  un  cuestionario (por  ejemplo,  sus  actitudes  hacia  la  diversidad,  o  niveles de  identificación  con  distintas categorías  sociales).

Inicio: Primer semestre 2014