[DIVULGACIÓN] Lecciones del Seguro de Cesantía chileno

[DIVULGACIÓN] ¿Se está secularizando la sociedad chilena?
2019-03-25
[PRENSA] Retrato de la élite que elude impuestos y se declara respetuosa de la ley
2019-03-26

[DIVULGACIÓN] Lecciones del Seguro de Cesantía chileno

The Political Economy of Unemployment Insurance based on Individual Savings Accounts: Lessons from Chile

Con datos administrativos del año 2002 al 2015, Kirsten Sehnbruch, investigadora COES y Global Professor de la London School of Economics (LSE); Rafael Carranza, ex asistente de investigación COES y actual estudiante de doctorado en LSE; y Joaquín Prieto, estudiante de analizaron cómo ha funcionado el Seguro de Cesantía en Chile, y si éste puede o no ser modelo para otros países en desarrollo.

En este trabajo, titulado The Political Economy of Unemployment Insurance based on Individual Savings Accounts: Lessons from Chile, se discute el contexto en que se gestó el Seguro de Cesantía -en 2001 siendo uno de los primeros países en combinar ahorro individual y social-, y cómo la discusión política se concentró en “evitar que el beneficio generará incentivos a alargar los períodos de cesantía más de lo necesario”, cuenta Rafael Carranza. Siendo el foco evitar el “mal uso» (alargar la cesantía por el seguro), se relegó a segundo plano la discusión sobre beneficios y requisitos de uso. De manera que el seguro resultó ser de baja cobertura, principalmente concentrada en aquellos trabajadores con empleos de altos ingresos o de larga duración”. Además de ello, asegura que la baja cobertura y el poco uso sigue siendo un problema.

Para analizar la implementación del modelo, los investigadores trabajaron con una muestra de 5% de trabajadores afiliados entre 2009 y 2015 -esto es, 4,4 millones de contribuyentes- en dos muestras. La primera muestra analiza un mes específico de cada año, con el fin de caracterizar el mercado laboral formal en un momento en el tiempo, y comparar año a año. La segunda muestra sigue a cada trabajador a lo largo de su historia laboral, con el fin de analizar las condiciones laborales de aquellos que dejan de contribuir al sistema, y determinar su capacidad de acceder a los beneficios del seguro.

El estudio señala que la alta proporción de contratos a corto plazo combinado con los altos niveles de rotación laboral de todos los contratos (especialmente de contratos a corto plazo) implica que “los trabajadores que tienen más probabilidades de quedar desempleados son los que tienen menos probabilidades de ahorrar”. Además, si las condiciones de empleo son demasiado precarias, los sistemas de seguridad social no pueden funcionar adecuadamente. Esto ocurre porque la política pública no se condice con las características de los usuarios.El Seguro de Cesantía en Chile sigue muchas de las recomendaciones de organismos internacionales y académicas para mercados laborales en países de altos ingresos. Sin embargo, el mercado laboral formal en Chile tiene muchos empleos de mala calidad, que se caracterizan por una alta rotación laboral y sueldos relativamente bajos”, explica Carranza.

Por otro lado, el seguro de cesantía exige cierta duración para su uso y provee beneficios a partir de contribuciones individuales, de manera que tiende a reforzar las trayectorias laborales que van de un empleo de mala calidad. Esto no solo tiene implicancias para la calidad del empleo y la desigualdad de ingresos, sino también para otras políticas públicas que reproducen las desigualdades del mercado laboral, como es el caso de las pensiones o la salud”.

Dado que en América Latina los problemas asociados a la rotación laboral son similares a los que hay en Chile, resultan relevantes los programas de empleo de emergencia y los programas de transferencia efectiva (conditional cash transfer programmes) para evitar que las familias caigan por debajo de la línea de pobreza cuando algún miembro queda desempleado, especialmente en tiempos de altas tasas de desempleo o crisis económica.

 

SOBRE EL SISTEMA DE SEGURO DE CESANTÍA

El sistema chileno funciona con un fondo individual (Cuenta Individual de Cesantía (CIC)), y otro solidario (Fondo de Cesantía Solidario). El primero es financiado por el gobierno, los empleadores y los trabajadores y son cuentas de ahorro según el tipo de contrato del trabajador, ya sea indefinido -financiado por el trabajador y por el empleador-, o de duración determinada -financiado solo por el empleador. Mientras que el Fondo de Cesantía Solidario, es un fondo de reparto conformado por los aportes del empleador y del Estado (de todos los afiliados al sistema) que se utilizan para complementar el beneficio cuando el saldo de una CIC es insuficiente.