¿Podría “Machuca” ser viable hoy?: antecedentes personales, intergrupales y sociales de la cohesión social en aulas de clases de la región metropolitana

¿Podría “Machuca” ser viable hoy?: antecedentes personales, intergrupales y sociales de la cohesión social en aulas de clases de la región metropolitana

Año de inicio: 2017
En curso
El objetivo principal de este proyecto es el estudio en el contexto chileno de los factores personales, intergrupales y sociales que pueden explicar la cohesión social en un micro contexto, como es el aula escolar. En lo específico, serán consideradas dimensiones personales (empatía, regulación emocional, creencias y valores familiares), intergrupales (identidad social, prejuicios, estereotipos, dominancia social), y sociales (estatus socioeconómico, características territoriales) como eventuales variables predictivas de cohesión social en el aula de clases.

Contexto

Numerosas críticas acerca de la segregación de clases sociales en Chile han ocupado el escenario del debate social y político en las últimas décadas. En el contexto internacional científico, mientras la atención se ha focalizado mayoritariamente en los indicadores macroeconómicos y los factores estructurales de la cohesión social, menos énfasis se ha entregado a los factores individuales que explican por qué algunas personas manifiestan una mayor inclinación a favorecer relaciones interpersonales positivas y superar prejuicios en contextos marcados por la fragmentación social. Sin embargo, es dentro de este “micro-nivel” donde el origen de una potencial resolución a los conflictos podría tener inicio. En las últimas tres décadas diversos estudios han ido subrayando que los comportamientos prosociales, es decir, todos aquellos comportamientos voluntarios dirigidos a beneficiar a otros (p.e., ayudar, cooperar, donar, consolar, cuidar; Eisenberg, Fabes, y Spinrad, 2006), pueden mejorar las actitudes hacia personas de distintos grupos sociales, reducir los prejuicios y producir, en general, mejores interacciones de cooperación, promoviendo, de esta manera el compromiso con el bien común y la participación cívica (Batson, Ahmad, y Tsang, 2002; Luengo Kanacri et al., 2014). La literatura converge en sostener que tanto el comportamiento prosocial, como el ejercicio de la ciudadanía activa, pueden ser enseñados y desarrollados adecuadamente a través de acciones formativas apropiadas. Por esto, dado su importante rol como agente de socialización, el contexto escolar representa un óptimo ambiente de aprendizaje para que los adolescentes sean educados en el ejercicio de los valores prosociales y cívicos (Amnà, 2012; Greenberg et al., 2003).

Este proyecto está enmarcado dentro de una propuesta más amplia: el proyecto Fondecyt regular N° 1160151 adjudicado a 3 investigadores del COES (Investigadora Responsable: Paula Luengo K.; coinvestigadores: Gloria Jiménez-Moya y Patricio Cumsille), de duración de 3 años (en ejecución el segundo año). El programa de intervención educativo, llamado ProCiviCo (participación prosocial y cívica para la cohesión social en Chile), busca en términos generales propiciar conductas prosociales y participación cívica, como vía para la promoción de cohesión social en desde las aulas, mediante la comparación de un grupo experimental, que recibirá el programa, y otro control, que no será intervenido.

Dentro de este contexto y considerando la necesidad de potenciar el conocimiento en áreas más específicas y atingentes a los objetivos del COES, es que se propone con  el proyecto aquí presentado poner el focus de atención en la dimensión de la cohesión social en el aula como objetivo de investigación que vendría a fortalecer de manera significativa los hallazgos relacionados con el Fondecyt citado y al mismo tiempo aportaría a los objetivos del COES en la comprensión de micro-factores que en el desarrollo humano están a la base de las dinámicas de cohesión y conflicto social desde sus orígenes y en edades tempranas.

 

Metodología

Se realizará el estudio de los factores individuales, interpersonales y sociales que favorecen la cohesión social de aula, utilizando datos emanados del proyecto FONDECYT antes mencionado. En lo específico, este proyecto siguió una metodología multi-informant que garantiza en esta fase del desarrollo evolutivo de los adolescentes tener mediciones robustas donde autoreportes, reportes de pares, padres y docentes ofrecen una fotografía más completa y acabada de los fenómenos a indagar.

Estudiantes de 7º de distintas escuelas de la RM constituirán la muestra. El diseño experimental del ProCiviCo contempló, después de una fase de selección de los mejores perfiles sociodemográficos y garantizando la validez ecológica, la inclusión de diferentes cursos de alumnos pertenecientes a escuelas que tuvieran una cierta heterogeneidad social en su interior (bajo criterios prestablecidos).

 

Inicio

primer semestre 2017