[NOTA] Michel Dobry: “En Francia, tomarse una universidad es algo rutinario”

[COLOQUIO] Sociabilidad, convivencia y cohesión, miradas desde las redes interpersonales
2018-05-16
[COLOQUIO] Investigadoras COES organizan ciclo sobre representación de violadores de DD.HH. en museos
2018-05-18

[NOTA] Michel Dobry: “En Francia, tomarse una universidad es algo rutinario”

El cientista político francés fue invitado por el Centro de Estudio de Conflicto y Cohesión Social (COES), el Doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad de Chile y la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Diego Portales a realizar las cátedras “Crisis políticas contemporáneas: perspectivas y análisis de caso” y “Comprender mayo del 68 a partir de la sociología de las crisis”. En las presentaciones abordó los procesos de movilización social impulsados desde los espacios universitarios como Mayo del ’68 y las recientes tomas feministas.

En el contexto de la efeméride asociada a la movilización estudiantil francesa de Mayo del ’68 y frente a la coyuntura local dada por las tomas feministas, el cientista político y profesor emérito de la Universidad París I Panthéon-Sorbonne, Michel Dorby, centró parte de su charla “Crisis políticas contemporáneas: perspectivas y análisis de caso” en las movilizaciones impulsadas desde los espacios universitarios. La actividad fue desarrollada este martes 15 de mayo en el marco de la clase inaugural del Seminario Internacional del Doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad de Chile.

El académico francés analizó las razones del descontento de la gente y cómo eso motiva a los actores que hacen las manifestaciones. En relación a las instancias de crisis y cambio que pueden derivar de estos fenómenos, afirmó que el descontento no es el único ingrediente necesario para generar cambios.

“Si el descontento produce movilizaciones, tendríamos continuamente diferentes revoluciones. Estaríamos frente a una revolución permanente. La pregunta no es por qué se revelan los seres humanos, sino por qué no lo hacen más seguido”, señaló.

Respecto a la situación chilena actual y la irrupción de movimientos feministas en las universidades, comentó que “en Francia, tomarse una universidad es algo rutinario. La toma de una fábrica es rutinario”, enfatizando asimismo que aquello es un resultado y es fundamental no perder de vista los factores que desencadenan los fenómenos.

Dobry profundizó, además, en las complejidades de los diferentes sistemas políticos en relación a sus procesos de crisis, asegurando que ninguno de ellos está ajeno a complicaciones respecto del comportamiento de la sociedad. “Las democracias no son los únicos sistemas contemporáneos que sufren de esta complejidad. Una gran parte de los sistemas autoritarios contemporáneos también son complejos“, indicó.

Durante su exposición, presentó diversos aspectos de su teoría de la “coyuntura fluida”, visión que plantea que la existencia de una persona tiene una conexión directa con su desenvolvimiento social.

Finalmente, apuntó en contra de las personas que basan sus trabajos e investigaciones sólo en los resultados, sin considerar los factores involucrados para llegar a esto, comentando que “no tenemos derecho a pensar que el resultado es el reflejo o resumen del proceso crítico que llevó a ese resultado”.

“El factor sorpresa de las movilizaciones funciona como un acelerador”

Luego, el miércoles 16 de mayo, Michel Dobry dio inició a la Primera Cátedra Norbert Lechner, iniciativa de la Facultad de Ciencias Sociales e Historia de la Universidad Diego Portales, en honor al politólogo alemán, titulada “Comprender mayo del 68 a partir de la sociología de las crisis”. En esta oportunidad, Dobry contextualizó el proceso de Mayo del 68 en Francia, y esbozó la teoría de la coyunturas fluidas, la que no alcanzó a explicar.

Para Dobry, las movilizaciones tienen estas tres características: el factor sorpresa, que funciona como un acelerador; el éxito de una movilización llama al éxito; y los mecanismos de la movilización no funcionan con un consenso, hay dinámicas no controlables.

Sobre esto último, el politólogo señala que otorgarle un significado a Mayo del 68 a partir de las trayectorias biográficas, es una trampa intelectual: “Mayo 68 afectó una serie de campos sociales, taxistas, estudiantes, trabajadores, hombres, mujeres, a las familias… fue una saturación y carrera por atribuirse un significado único a este evento. Eso fue una trampa intelectual pues no tiene un significado único”, señala. “Fue un movimiento multisectorial, con grupos diversos que competían con lógicas sociales diferentes (…)”.

Otro elemento importante que destaco del movimiento en Francia, fue la no violencia. Describe: “hubo un acuerdo tácito no negociado explícitamente por la limitación de la violencia, para el control en el uso de la violencia. La mayor parte de los muertos son muertes no intencionales. Y asegura que lo que se vivió en Francia “no tiene nada que ver con lo que vivieron otros países como Chile, en términos de represión”.