[OPINIÓN] El poder transformador del género

[PRENSA] Retrato de la élite que elude impuestos y se declara respetuosa de la ley
2019-03-26
[CERRADA] Tesista para proyecto Fondecyt sobre violencia de género en migrantes sudamericanas
2019-04-01

[OPINIÓN] El poder transformador del género

Dariela Sharim

Por Dariela Sharim

Publicada en La Segunda

La columna de mujeres que repletaron la Alameda el 8 de marzo da cuenta de un enorme avance social respecto del cuestionamiento de la inequidad de género. Hoy, miles de personas pueden marchar por las calles denunciando la violencia, el machismo, la dominación de género.

Este logro, sin embargo, no puede descuidar que el género, entendido incluso en su acepción más corta de sexo social, es tremendamente complejo. Por lo mismo, arriesga, en su expresión de movimiento social, quedar circunscrito a la legítima defensa de las mujeres, en tanto el sexo que ha tenido las consecuencias más evidentes y violentas de esta rigidez social. A ellos, el espacio de lo público, lo productivo; a ellas, el terreno de lo privado, de lo reproductivo. Reproducción que no tiene valor económico reconocido con claridad. La sumisión de las mujeres ha sido así la tónica.

“Palo, cuchilla y pistola” fue uno de los gritos que se escucharon en la manifestación. Gritado con rabia y con determinación por miles de mujeres que se defienden frente a los femicidios y actos de violencia. Es un importante indicador del cambio de escenario respecto al sometimiento. Pero, al mismo tiempo, da cuenta del riesgo de enarbolar el género sólo como una defensa.

El género es también una propuesta transformadora. Cuando se cuestiona la inequidad de género se interpela a una sociedad estructurada con base en la dominación. El riesgo es quedar entrampados en la lógica que impone la dominación. Defendiéndonos de las consecuencias de una dominación, imponer otra.

No se trata de elegir entre defensa y propuesta. Pero no podemos olvidar que una propuesta de género implica vínculos sociales, en los cuales la diferencia no sea sinónimo de desigualdad. El riesgo de olvidar esta dimensión es particularmente alto en tiempos en que el imaginario neoliberal nos empuja a los signos de éxito y poder, descuidando el desarrollo de un lazo social que puede sostener nuestros aspectos vulnerables.

De aquí la relevancia de incluir la perspectiva de género en la identificación y comprensión de las transformaciones sociales en Chile. La agenda de investigación del COES entiende que la manera en que resolvamos y lidiemos con la inequidad, violencia y discriminación de género es central para enfrentar el riesgo de reproducir la dominación como paradoja de la búsqueda de justicia y equidad.

Someter a otra persona no es la única respuesta a la dominación. Ésa es la lógica de las relaciones violentas, que suele reproducirse frente a la urgencia de defenderse. Hay matices posibles en el escenario de las diferencias y conflictos interpersonales y sociales. Uno de ellos es salir del binomio “imponer o ceder” frente a las diferencias con otro. Salir de esta binariedad implica que la respuesta a la sumisión de género no sea tan sólo una defensa, sino que también una propuesta que escapa de la lógica de la dominación y el control.