[PRENSA] Arrendatarios son más recelosos que los propietarios