[PRENSA] Brendan Burchell, invitado del Observatorio de Calidad del Empleo: “Hay que reducir la jornada de trabajo”

[PRENSA] Gloria Jiménez-Moya conversó con Constanza Santa María en Tele13Radio
2018-12-06
[PRENSA] Entrevista a Kirsten Sehnbruch en Radio Infinita por el Observatorio de Calidad del Empleo
2018-12-07

[PRENSA] Brendan Burchell, invitado del Observatorio de Calidad del Empleo: “Hay que reducir la jornada de trabajo”

Publicado en La Segunda

“Casi siempre, cuando los economistas o sociólogos predicen el futuro se equivocan”, dice Brendan Burchell, sociólogo y profesor de la Universidad de Cambridge. Dice que con la automatización y la “cuarta revolución industrial” hay varios escenarios posibles. “Uno es que haya poco efecto en el empleo, como sucedió en las revoluciones industriales anteriores”, explica. Pero advierte que hay buenas razones para pensar que va a ser diferente, “particularmente por la velocidad del cambio”.

“Hay que tomar en serio el escenario en el que se pueden perder hasta la mitad de los trabajos actuales”, dice Burchell. Esto traería un problema de distribución de ingresos para las personas que pierdan su empleo, pero, advierte, también traería problemas de bienestar.

“Los estudios sobre desempleo en países de ingresos medios y altos muestran que la pérdida del salario no es el principal problema psicológico de no tener trabajo. Los desempleados tienen altos niveles de depresión, ansiedad y muy bajos niveles de bienestar psicológico y físico”, dice Burchell. “Las otras consecuencias de trabajar, casi accidentales, son las que impulsan el bienestar psicológico”, como tener una rutina, una red social y metas en común, entre otras.

—En sus estudios dice que una solución a estos problemas es trabajar menos horas. ¿Por qué?

—Sí, tenemos que pensar en eso. No solo hay que ver cómo redistribuir los ingresos, porque va a haber algunas personas que se van a volver muy millonarias con estos cambios y otras no. También hay que ver cómo podemos distribuir los otros beneficios de trabajar. Una solución son los trabajos

—Chile es el quinto país con más horas trabajadas por persona. ¿Hay beneficios en reducir las horas de trabajo?

—Ése es un gran problema. Chile es un ejemplo interesante de muchas horas en promedio de trabajo y baja productividad. Hay un patrón que hemos visto: los países que tienen pocas horas de trabajo en promedio, como los escandinavos, tienen mayor productividad.

Burchell agrega que reducir a 30 horas a la semana la jornada laboral trae efectos positivos: reduce el desempleo, el estrés, la huella de carbono y las desigualdades. Y mejora la productividad.

—¿Cómo se cambia esa tendencia?

—En Europa, los sindicatos y la voluntad política han conseguido reducir las jornadas. Hay una larga tendencia de reducir las horas de trabajo en los últimos 30 años. Eso nos da una pista sobre cómo reducirlas en países como Chile. Pero es muy difícil que alguien pueda reducir sus horas de trabajo, cuando el resto de las personas trabaja muchas horas, pues se separa del ritmo de los demás: es más difícil que hagan actividades como jugar fútbol o salir. Pero también por los ingresos. Por eso es importante una política pública que reduzca las horas de trabajo de todos.