[PRENSA] Vivir al lado de una comisaría no es tan bueno como parece